Gremiales y Movimientos Sociales

El INAI aprobó la restitución de restos de pueblos originarios más grande del país

En esta oportunidad, se trata de 42 restos pertenecientes a la «Comunidad Indígena Punta Querandí». Pertenecen al partido de Tigre y son reclamados desde 2009. 

Por Redacción El Resaltador • 12/01/2022 08:00 • Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

El Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) aprobó este lunes la restitución de los restos de 42 ancestras y ancestros a la «Comunidad Indígena Punta Querandí» que habitaron donde hoy está el partido de Tigre. Esta acción se convertirá en la recuperación más grande que se concrete en el país.

Se reclaman los restos desde el año 2009, más precisamente a Patrimonio de la provincia de Buenos Aires. En 2021, comenzaron con una primera etapa de restitución. En ese momento se recuperaron los primeros ocho ancestros del pedido original de 50 ancestros a la comunidad.

Esta restitución fue en coordinación con el Consejo de Participación Indígena de la provincia de Buenos Aires el CPAI, el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, el Inapl y el INAI. Terminó con el entierro de los restos en su territorio bajo los rituales ancestrales en junio y diciembre de 2021.

«Cada restitución es un acto de justicia»

El antropólogo coordinador del Área de Identificación y Restitución de Restos Humanos Indígenas y protección de Sitios Sagrados del INAI, Fernando Miguel Pepe, expresó a Télam que «esta es la segunda etapa de un pedido de restitución que cumplió una década. En marzo del 2021 entregamos 8 ancestras y ancestros que ya están enterrados 7 de ellos en sus sitios sagrados. Y el octavo en territorio comunitario. Ahora vamos a cerrar el ciclo terminando con esta segunda etapa para dar fin a estos reclamos de años».

«Cada restitución es un acto de justicia para las comunidades y un granito de maíz en la larga lucha de los pueblos originarios«, destacó.

«Estos restos de hombres y mujeres fueron exhumados por el arqueólogo estadounidense Samuel Lothrop, en 1925 en el Delta. Es particularmente interesante determinar que Lothrop trabajó intensamente para el servicio de espionaje de los Estados Unidos utilizando su carrera como una fachada para la labor de recolección de información estratégica en los países que recorría».

Fernando Miguel Pepe – antropólogo coordinador del Área de Identificación y Restitución de Restos Humanos Indígenas y protección de Sitios Sagrados – INAI

«Así Lothrop fue uno de los pocos extranjeros a quienes se les autorizó conducir excavaciones en territorio argentino. Aunque aún no se desclasificaron documentos que lo involucren con su trabajo en la CIA en Argentina, sí salieron a la luz su labor durante décadas para esa agencia y otras, en otros países que visitaba como arqueólogo», detalló.

Redacción El Resaltador. Por Carmela Laucirica. Fuente Télam.